CONVOCATORIA A LAS MUSAS

p { text-indent: 0.3in; margin-bottom: 0in; direction: ltr; color: rgb(0, 0, 0); text-align: justify; }p.western { font-family: «Times New Roman»,serif; font-size: 9pt; }p.cjk { font-family: «Times New Roman»,serif; font-size: 9pt; }p.ctl { font-family: «Times New Roman»,serif; font-size: 11pt; }a:visited { color: rgb(128, 0, 128); }a.western:visited { }a.cjk:visited { }a.ctl:visited { }a:link { color: rgb(0, 0, 255); }

Ahora sé que lentamente me hago
cada día que pasa un diablo viejo,
mitad de crápula y mitad pendejo
cuando divago en mi diván de vago.
Duro como en la tierra el aramago,
no habrá pellejo como mi pellejo;
ni me gusta quejarme ni me quejo,
que las deudas las cobro en cuanto pago.
Si tuve alguna vez un mal de amores,
y perdí la cabeza como un loco,
dejándome llevar por sus temores.
A las musas de la Hélade convoco
para que no me guarden más rencores
y me den su cariño poco a poco.
José Luis Guillén Lanzas, 2 Noviembre 2015. 
Incluido en:
 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: