LA SENECTUD

Al mediodía cuando me levanto
me miro legañoso en el espejo
y observo que gordísimo y tan viejo
me volví. Por favor, menudo espanto.
Despeinado y canoso es este canto
con casi los cuarenta no me quejo;
si de mis tiempos mozos ya me alejo
en esta senectud sin ser un santo.
Si con champú me lavo la cabeza
y con gel me enjabono los cojones
recupero de pronto mi belleza.
De mi chaqueta abrocho los botones
y con muchísima delicadeza
coloco mi bragueta en mis calzones.
José Luis Guillén Lanzas, 1 Marzo 2016
 
Incluido en:
 
http://www.safecreative.org/work/1605097470850

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: