269. LA SOLEDAD

269. LA SOLEDAD

Solo y en lamentable tiempo quedo
sin que el absurdo impuesto me suceda;
no pagaré con inferior moneda,
que me asustan los celos con su miedo.

A torear he de salir al ruedo,
a caminar por la sin par vereda,
luchando sin parar sin que ella ceda
al mirarla de frente cuando puedo.

Tu poder me lo como de un bocado
si presumes de haberme compungido
o me ves sigiloso y condensado.

Supongamos que estaba deprimido
y con tu compañía castigado
por una soledad que me ha vencido.

José Luis Guillén Lanzas, ? 2016
333sonetos.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: