401. LA SORPRESA

401. LA SORPRESA

Ha ocurrido una sorpresa:
amanece y mi gurrina
no me toca (que se empina)
las pelotas y está tiesa.
Este poeta os confiesa
al ver su cipo empalmado,
incólume y colorado,
con la cabeza pelada…
Y al despertar su almohada
le dice que lo ha soñado.

José Luis Guillén Lanzas, 7 Diciembre 2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: