634. MIGUEL HERNÁNDEZ

634. MIGUEL HERNÁNDEZ
Murió Miguel Hernández como un perro
maltratado, además tuberculoso;
hambriento y torturado, sin reposo,
encarcelado tras sufrir encierro.
Se quedó, sin exilio ni destierro,
prisionero de algún facineroso
de brazo alzado y todopoderoso,
al luchar de palabra y con el hierro.
Maestro del soneto que se aferra
con metro, ritmo y rima fabulosa,
a la vida afincándose en su tierra.
Frente al fascismo y toda la ominosa
casta de clérigos e hijos de perra
se enfrentó hasta que acabó en la fosa.
José Luis Guillén Lanzas, 2021-03-28
http://www.joseluisguillenlanzas.com
https://www.safecreative.org/work/2103297357470-634-miguel-hernandez-docx

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: