643. EL SEMENTAL

643. EL SEMENTAL
Nunca el poeta ha sido un perro fiel,
que pretendo probar los labios rojos,
y el color descubrir de aquellos ojos,
ya sea verde, negro, azul o miel.
Mi mirada desciende de Luzbel,
y tengo al año multitud de antojos;
zumbando y removiendo los abrojos
mi temida serpiente cascabel.
Pues cada vez que veo algún conejo,
los colmillos despacio se los clavo,
y de gusto le suello hasta el pellejo.
Ya soy un semental de toro bravo,
un alacrán maduro, un vino añejo,
que sabe envenenar un moco-pavo.
José Luis Guillén Lanzas, 2021-04-05
http://www.joseluisguillenlanzas.com
https://www.safecreative.org/work/2104057419988-643-el-semental-docx

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: