57. LA HAMBURGUESA

LA HAMBURGUESA


Ya no sé si la tengo mustia o tiesa
desde que no me veo los cojones
que mi talla aumentó de pantalones
después de levantarme de la mesa.

Tras cenar un pedazo de hamburguesa
de grandes, colosales proporciones,
que me producirá retortijones
pues al cagar será la mierda gruesa.

Si consigo bajarme los greguescos
y sentarme tan cómodo en el trono
dos pedos pegaré tan gigantescos.

Que mis mojinos sirvan como abono

acompañados por un par de cuescos
que sin pudor su hedor aquí os endono.[1]

[1]José Luis Guillén Lanzas, 13 Junio 2015.

333sonetos.wordpress.com
5ª Antología (Uruguay)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: