851. LOS LEOPARDOS

851. LOS LEOPARDOS

Nunca sabré decirte que te quiero
aunque un día lo hiciera por escrito;
ese sobre que ya estará marchito
te lo entregó en tu casa a ti el cartero.

Te burlaste de mí por pordiosero
y ahora que parezco un erudito
me sigues despreciando por maldito,
y porque soy un loco sin dinero.

Te sigues lamentando, vieja y sola,
besando ajenas bocas de bastardos,
como entre el trigo llora la amapola.

Rodeada de espinas y de cardos
pasa el siguiente y crece más la cola
arañando tus muslos los leopardos.

José Luis Guillén Lanzas, 2022-04-28
joseluisguillenlanzas.com
https://www.safecreative.org/work/2204281022852-851-los-leopardos-_220428_135906-docx

A %d blogueros les gusta esto: