916. LA PIOJOSA

916. LA PIOJOSA

Con ese par de tetas operadas
a darle no volví ningún soneto;
que metérsela quiero, lo prometo,
entre esas curvas tan exageradas.

Blanquísimas sus piernas depiladas
de par en par abiertas cual folleto
me muestran de la concha su secreto
permaneciendo siempre separadas.

Sus pestañas de rímel definidas,
no sé si aún me miran a los ojos,
que sus pupilas son mis preferidas.

Se relamían esos labios rojos
y los celos descubren las heridas
donde pican ladillas y piojos.

José Luis Guillén Lanzas, 2022-08-04
joseluisguillenlanzas.com
https://www.safecreative.org/work/2208041722495-916-la-piojosa_220804_032642-docx

A %d blogueros les gusta esto: