916. LA ESCRUPULOSA

916. LA ESCRUPULOSA

Cuando me perseguía su dinero
pues nada bueno pude ver en ella
que el capital no fuera. Ni doncella
era, ni lo expresaba. Qué embustero.

Como un imbécil la buscaba. Espero
que siga siendo tan menuda y bella.
Cuando veo en el cielo alguna estrella
brillar acaso pienso que la quiero.

«No me hables. Tengo sueño. Tengo novio».
Tres veces me negó la escrupulosa
mientras a otro besaba sin agobio.

Al día siguiente vino la orgullosa
a contemplar mis cuernos, como es obvio,
le regalé mis versos y a otra cosa.

José Luis Guillén Lanzas, 2022-08-08
joseluisguillenlanzas.com
https://www.safecreative.org/work/2208081742088-926-la-escrupulosa_220808_135457-docx

A %d blogueros les gusta esto: