920. LA MALA SOMBRA

920. LA MALA SOMBRA

Ni para darme sombra sirves, nena,
a pesar de tu porte y estatura;
que no tienes, preciosa, la mesura,
a pesar de seguir estando buena.

De gran envergadura la morena,
de enorme delantera y apostura,
que con razón presume de figura
cuando piso el albero de su arena.

Estás tremenda y propia, señorita,
con esos ojos negros de malvada
que en ti la juventud no se marchita.

Conformate con esta pincelada
y aprende a contestar si se te invita
que sueles ser amable y educada.

José Luis Guillén Lanzas, 2022-08-06
joseluisguillenlanzas.com
https://www.safecreative.org/work/2208061732887-920-la-mala-sombra_220806_131248-docx

A %d blogueros les gusta esto: